3 ideas clave para generar espacio de estudio para tus hijos

 

A medida que crecen, las responsabilidades del estudio y los deberes lo hacen también, así como el tiempo a dedicar, es por ello que os ofrecemos los trucos para generar unos espacios de estudio prácticos y económicos:

 

1. Generar zonas prácticas y ordenadas donde trabajar

Disponer de una zona de estudio libre de molestias y distracciones es clave, por ello un escritorio amplio para dejar los libros y carpetas mientras trabajan es imprescindible.

Además debe estar lejos del alcance de la televisión.

Disponer de espacio de almacenamiento para libros, útiles escolares, repuestos, etc.

Un escritorio con cajones o estantería integrada nos ayudará en esta tarea y podremos ahorrar en espacio y dinero.

Ver

2. Una buena silla

Sentar a los niños o jóvenes a estudiar parece fácil, pero no lo es. Hasta que generen la rutina de estudiar y trabajar de forma metódica, los padres tenemos que ser fuertes y ayudarlos a ponerse con los deberes, mostrándoles los caminos para despejar sus dudas y poder organizarse con las tareas.

Pero, con rutina o sin ella, es importante disponer de una buena silla, ergonómica en lo posible, que les ayude a mantener la postura para el correcto desarrollo de la columna vertebral y no generarles lesiones de espalda.

Ver

3. Aprovecha el espacio

La falta de espacio es el mayor problema de las casas de hoy en día. Tenemos más cosas de las que podemos guardar y las soluciones de almacenaje no siempre cumplen con el papel que les asignamos.

Así que para aprovechar espacio o dar mayor amplitud podemos usar escritorios que se mimetizan con las paredes, colores claros para no encerrar el ambiente (no es bueno para el estudio), muebles convertibles. En este caso, nuestra solución para una habitación de 7m cuadrados, fue colocar un escritorio plegable, que además cuenta con una estantería.

Ver

Bonus: el mejor consejo

La mejor manera de que tus hijos se impliquen con el estudio mediante una renovación de su espacio de trabajo es que participen en él.

Que se sientan a gusto con su cuarto y que puedan elegir: no sólo puedes optimizar en muebles nuevos, puedes darle un nuevo toque pintando, o poniendo papel pintado, o buscando alguna decoración original.